Cultivando el campo filipino

Labrando nuevo terreno.

El Tío Sam, habiendo puesto su mano en el arado, no puede volverse atrás.

La justicia y la humanidad se movían a paso lento pero firme por el campo filipino. Por cierto, es curioso que Cuba tenga más protagonismo en la historiografía sobre esta guerra que Filipinas. Supongo que el idioma tendrá algo que ver (En Filipinas, aunque quedan algunas comunidades hispanohablantes, la mayoría habla en inglés y en tagalo)

La viñeta es de Bartholomew para el Minneapolis Journal (8 de septiembre de 1898, si no leo mal)

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: